Nicholas Ray, un entusiasta de Valladolid

Comentarios desactivados en Nicholas Ray, un entusiasta de Valladolid 11

7/8/2017.- Nicholas Ray (7 de agosto de 1911- 16 de junio de 1979), uno de los más singulares directores norteamericanos, aterrizó en la ciudad de Valladolid en 1960, mientras preparaba en España el rodaje de su película 55 días en Pekín, y se entusiasma con la ciudad. Fue el 4 de mayo de ese año, apenas una semana después de finalizar la quinta Semana Internacional de Cine (Seminci). Tres años después, el festival cuenta con Ray como miembro del Jurado Internacional de su octava edición.
Como recuerda César Combarros en el libro “50 años de la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Una ventana al mundo”, el autor de Johnny Guitar “lleva un año y medio viviendo en España mientras intenta llevar a buen puerto 55 días en Pekín y regresa a la ciudad tres años después de su primera visita. Una dolencia física le permite paralizar momentáneamente el montaje de la película en Madrid y desplazarse hasta la capital castellana, en la que anuncia que prepara el rodaje de un nuevo largo, que se llamará Próxima parada: el paraíso”, que nunca llegaría a rodar.
Pasaron dos décadas antes de que el nombre de Ray volviera a la Seminci, aunque fue de forma muy simbólica. El Festival programó en su 27ª edición su película póstuma e inacabada, Nunca volveremos a casa (1976), dentro del ciclo dedicado al Cine independiente norteamericano, una retrospectiva dedicada a los herederos de la New American Cinema Group, creado en 1960 con Jonas Mekas como figura más relevante, y que incluía las primeras películas de realizadores como Jim Jarmusch, John Sayles, Alexander Rockwell o Kathryn Bigelow. Junto a ellos, se programó la última película del veterano y quizá antecesor de todos ellos Ray, que había fallecido tres años antes.
En esa misma edición, en colaboración con Radiocadena Española y TVE, la Semana organiza un cinefórum nacional sobre el film de Nicholas Ray 55 días en Pekín, que se proyecta en el Festival y, de forma simultánea, en TVE. Posteriormente, se abre un debate en el que participan la viuda del director, Susan Ray, y varios críticos, y donde el público puede expresar su opinión por vía telefónica.
Nicholas Ray dirigió grandes títulos de la historia del cine. En su filmografía, destacan películas como Llamad a cualquier puerta (1949), Un lugar solitario (1950), Johnny Guitar (1954), Rebelde sin causa (1955), Amarga victoria (1957), Chicago, años 30 (1958), Los dientes del diablo (1959), Rey de reyes (1961) y 55 días en Pekín (1963). En sus dos últimos años, colaboró en la dirección de Relámpago sobre el agua con el director alemán Wim Wenders, un testimonio sobre el final de su propia vida.
Como curiosidad, el año en el que Nicholas Ray fue jurado de la Seminci, el Lábalo de Oro (máximo galardón del certamen ese año) fue para El proceso de Juana de Arco (1962), de Robert Bresson. Otros títulos en el palmarés de la octava edición fueron Una larga ausencia (1960), de Henri Colpi, y La estepa (1962), de Alberto Lattuada, que compartieron la Espiga de Oro.

Etiquetado como:

Artículos similares