Recoletas Atlético Valladolid 32 – 34 Abanca Ademar León

Comentarios desactivados en Recoletas Atlético Valladolid 32 – 34 Abanca Ademar León 14

El Recoletas Atlético Valladolid y el Abanca Ademar León regalaron a Huerta del Rey un partido intenso, emocionante, igualado y con aroma a un gran clásico. Un choque para enmarcar en el que el recién ascendido estuvo cerca de arañar un punto al Ademar León, que con su victoria certificó su segunda plaza en la Liga Asobal. El ajustado resultado final (32-34) dejó sin aliento a los 3.000 aficionados presentes, que disfrutaron con un partido imponente, con dos rivales que se dejaron la piel, con un ritmo infernal y que mostraron una enorme calidad.

Había muchas ganas de que llegara este derbi, que no defraudó a nadie, y que dejó a un Recoletas Atlético Valladolid derrotado pero, a la vez, muy reforzado. Los de Nacho González pudieron competir al máximo nivel con un rival de Champions y a punto estuvieron de dar la sorpresa. Faltó un punto en defensa, para poder frenar el enorme arsenal ofensivo del Ademar, y quizá algo más de experiencia en momentos puntuales como las inferioridades o superioridades, donde los leoneses sacaron más provecho. A pesar de todo, los gladiadores azules enseñaron su mejor cara en un derbi histórico, el primero ante el Ademar León en Huerta del Rey.

En la grada hubo 3.036 espectadores, récord del club, tras superar el número de espectadores del partido ante el Villa de Aranda (2.935) y el FC Barcelona (2.873).

La fortaleza defensiva del Abanca Ademar León y su constante peligro en el contraataque fueron el primer gran obstáculo al que tuvieron que enfrentarse los gladiadores azules. Los de Nacho González sufrieron mucho para anotar en los primeros minutos y Ademar cogió una primera ventaja que fue ampliando poco a poco. Del 3-5 del minuto 11 se pasó al 7-12 del minuto 20. El pivote Diego Piñeiro, las contras de Mario López y los latigazos de Vieyra y Costoya dieron al Ademar León una producción de goles constante que el Recoletas no parecía poder parar.

Un tiempo muerto de los vallisoletanos rompió la dinámica y el Recoletas fue más agresivo en ataque, dio más ritmo al juego, y encontró momentos para correr. Ayudó mucho entonces los goles de gran clase de Dani Dujshebaev. Dos superioridades consecutivas, que incluso se solaparon, permitieron al Recoletas acercarse en el marcador (11-13, minuto 24).Pero cuando la inercia era ya más positiva para los locales se produjo una exclusión de Turrado que cortó un poco el ritmo al Recoletas. Al descanso 12-14 para el Ademar, que sacó más provecho de su concentración en defensa.

El Recoletas Atlético Valladolid empujó a la vuelta de vestuarios hasta acercarse a un gol (16-17, minuto 35), pero no pudo culminar la remontada. El martillo ofensivo leonés, con Vieyra y Costoya como protagonistas, continuó haciendo daño en ataque, ante un Recoletas al que le faltaba un punto defensivo para meterse de lleno en el partido y que, además, sufrió varias exclusiones seguidas. Así en la primera, Ademar tomó de nuevo ventaja de 4 goles (16-20 minuto 40).

Otras dos exclusiones más dejaron muy debilitado al Recoletas (20-25, minuto 45) que parecía de nuevo algo perdido. Pero Rubén Río, máximo goleador del partido con 9 goles, tiró del carro con lanzamientos exteriores.Y cuando volvió la igualdad numérica los vallisoletanos se acercaron (25-28) pero otra exclusión a Miguel Camino rompió de nuevo racha local (25-29, minuto 54).

Sin embargo, el Recoletas Atlético Valladolid tiró de orgullo y echó el resto para buscar el milagro. Y casi lo consigue. Apretando en defensa y volviendo loco el partido los gladiadores azules se pusieron a dos goles (30-32, minuto 58) con dos 7 metros anotados por Diego Camino. Una buena defensa permitió incluso que Abel Serdio colocara el 31-32 a falta de minuto y medio. Aún hubo tiempo para más ya que Costoya y Abel Serdio volvieron a anotar, pero ya con solo 20 segundos por jugarse y posesión para el Ademar León, que cerró el choque con otro gol (32-34).

Nacho González, entrenador del Recoletas Atlético Valladolidanalizó así el partido: “Muy orgulloso de la lucha de mi equipo, parecía que se nos iba y conseguimos meternos dos veces. Sufrimos un desgaste terrible con un ritmo de partido tan alto, pero nos gusta a ambos equipos, y conseguimos aguantar. La pena estuvo en las ultimas acciones, que no pudimos defender mejor.

“Hubo un rato en la primera parte y otro en la segunda, donde defensivamente nos faltó algo de chispa, mover las piernas para estar a su nivel. Eso nos ha pesado. Pero supimos meternos en partid y encontrar sus puntos débiles. Pero al final morimos en la orilla. Sabíamos que iba a ser un partido duro y ante un rival muy estable todo el año. Hay que estar orgullosos pero también tenemos que ser ambiciosos”, dijo Nacho González.

Por su parte, Rafa Guijosa, entrenador del Abanca Ademar León dijo: “Un partido precioso, con dos buenos equipos y con buen balonmano. Estoy satisfecho por el resultado ya que además hemos cumplido nuestro objetivo de la temporada”.

“Quiero felicitar al Atlético Valladolid y a su afición, todos estamos de enhorabuena porque estén de vuelta en la Asobal y, sobre todo, por su juego, han firmado una temporada sensacional. No es fácil para un equipo recién ascendido. Yo les pongo un poco más de presión para el año que viene, ya con mantenerse ya no les vale, ahora ya son un rival directo”, comentó Guijosa.

Artículos similares