El Cuatro Rayas se sube al tren

Comentarios desactivados en El Cuatro Rayas se sube al tren 12

El Cuatro Rayas Bm Valladolid consigue una importante victoria en su “final” anticipada frente al Cangas de Morrazo por 31-25 en un partido que dominó de principio a fin.

El portero del conjunto pucelano Héctor Tomás fue el mejor del partido y llevo en volandas a su equipo a la necesitada victoria que permite salir del farolillo rojo.

Se presentaba el partido como una auténtica final. El Cuatro Rayas necesitaba una victoria para que el tren de la salvación no se escapase. Un tren cuyo paso iba a durar 60 minutos y que nadie quería perder. Por ello, los pupilos de Juan Carlos Pastor llegaron pronto a la estación, y sin ningún síntoma de nerviosismo, se echaron el macuto al hombro y no dudaron en subir al vagón.

Héctor Tomás fue uno de los más destacadosComenzaba su trayecto de una manera dubitativa. Los vallisoletanos peleaban con los gallegos por los asientos que permitían lograr la victoria. Esto llevo a unos primeros minutos de mucha lucha y entrega que pronto iba a caer de lado pucelano gracias a la defensa, esta vez sí, aguerrida y fuerte del conjuntos de Pastor.

Pronto, los pasajeros pucelanos empezaron a coger ventaja en su lucha por los asientos del tren. Parte de culpa tuvieron las exclusiones que sufrió el conjunto de Pillo, cosa que permitía a los locales jugar en superioridad y con mucha más ventaja sobre la pista. Ante la posibilidad de que la ventaja se hiciese más grande tras el 8-6, el técnico del conjunto gallego solicitó tiempo muerto viendo que el tren los iba a dejar en tierra.

Pero esto no hizo más que dar alas a los vallisoletanos, que sumado a la doble exclusión que sufrió el conjunto del Cangas y que le obligó a jugar con cuatro hombres en pista provocó que el Cuatro Rayas lograse la mayor renta hasta el momento con un 11-8 tras una genialidad en forma de “fly” de Víctor Alonso y Krivocapic.

En estos momentos, las tornas en el apartado de exclusiones cambió el curso. Ya no recaían sobre los gallegos y se centraban en los jugadores del Cuatro Rayas, situación  que no iba a cambiar la dinámica del viaje ya que los jugadores del conjunto pucelano ya habían encontrado la comodidad en sus asientos y no estaban dispuestos a moverse de sus sitios. Además, había uno que se hizo dueño y señor del vagón, Héctor Tomás. El cancerbero sacó a flote los momentos de inferioridad del conjunto de Juan Carlos Pastor y a base de un recital de intervenciones no dudó en tranquilizar el viaje y llevó a su equipo al descanso con un 16-11 tranquilizador.

Tras el descanso, los asientos ya estaban ocupados. Aun así, no hay viaje tranquilo, y muy pronto Iñaki Peciña tuvo que bajarse del tren debido a una cartulina roja descalificadora por una jugada que bien pudo quedarse en dos minutos. Esto provocó que Juan Carlos Pastor tuviera que cambiar a sus jugadores de asiento a la hora de reconstruir su defensa, que llegó a pasar por apuros.

Con el paso de los minutos, parecía que los pasajeros gallegos se iban a bajar del tren en cualquier momento. Además, Patrick Eilert y su brazo ejecutor iba a encargarse de dar más razones para que eso sucediera. Pero no fue así, y todavía quedaba mucho viaje por recorrer. En estos momentos el conjunto de Pillo empezó a incomodar la estancia de los vallisoletanos. De la cómoda ventaja de de seis goles (19-13), el viaje empezó a hacerse pesado para los vallisoletanos que no lograban arrancar de esos 19 goles que mucho duraron en el casillero, por lo que la ventaja se redujo hasta los tres goles. Volvían los fantasmas.

Pero nadie, absolutamente nadie, quería perder ese ansiado tren que pasaba por orillas del Pisuerga. Por ello, Héctor Tomás fue el que dejo pasar a todo el mundo y cerrar las puertas del vagón para que nadie pudiera interrumpir el trayecto. Junto a él, Eilert que sumó una de sus mejores intervenciones desde que llegó a Huerta del Rey.

Al final, el Cuatro Rayas completó todo el trayecto de la manera soñada: consiguiendo una necesitada victoria por 31-25 que saca al equipo de la posición de colista y le permite seguir luchando por el objetivo de esta temporada.

Valladolid Semana Santa