4-0: El Pucela tira de efectividad

Comentarios desactivados en 4-0: El Pucela tira de efectividad 2

El Real Valladolid doblegó al Alcorcón con justicia en un partido marcado por el error del cancerbero alfarero en el primer gol, justo antes del descanso

El Real Valladolid se sacó la espina de la derrota en Vallecas y goleó (4-0) al Alcorcón en un partido mucho más complicado de lo que dicta el marcador. La clave estuvo en el gol de Mata, justo antes del descanso, merced a un error del cancerbero visitante, Dani Jiménez. Ya en la segunda parte, los blanquivioleta sacaron el martillo después del gol de Míchel y se mostraron muy superiores. Mata de nuevo y Gianniotas redondearon el marcador.

El Alcorcón presentó una zaga de cinco y una línea por delante de cuatro centrocampistas, lo que dificultó mucho la circulación de balón y prácticamente impidió los acercamientos a los dos áreas. El Pucela no podía y los alfareros daban prioridad al trabajo defensivo. No había espacios pero, en una jugada desafortunada para los visitantes, Dani Jiménez erró en el blocaje de un centro de Ángel y Mata, siempre con la caña preparada, adelantó al Real Valladolid justo antes del descanso.

Julio Velázquez reaccionó y trató de buscar el empate que se le había escapado de las manos. Adelantó a los laterales y colocó a Álvaro Giménez junto a Borja Lázaro, hasta entonces el jugador más adelantado. El obligado movimiento no sirvió para generar peligro en el área de Masip, aunque sí descubrió la zaga visitante. Míchel se encargó de sentenciar el partido gracias a un libre directo desde la frontal.

Faltaba un mundo, pero el Alcorcón pareció tirar la toalla. Muy tocado en lo anímico, su versión contrastaba con el optimismo y la alegría de un Pucela que gustó y se gustó. La entrada de Hervías dio velocidad al ataque blanquivioleta y la sensación de superioridad era clara, siempre con el temor a que una jugada aislada pusiera emoción en el marcador.

Gianniotas, eléctrico
El 4-0 llegó en la recta final y con Gianniotas como protagonista. Primero cabeceó al larguero un buen centro de Hervías y permitió que Mata, siempre atento y siempre trabajador, anotara un doblete para consolidarse en la clasificación del pichichi. Después, arrancó con fuerza desde la derecha y batió con la zurda a Dani Jiménez. Siempre eléctrico, siempre dañino.

Sin tiempo apenas para saborear la victoria, el Pucela ya piensa en el compromiso de este domingo en Almería. Toca recuperar las buenas sensaciones también fuera de casa.